TRADUCTOR

DEDICADO A MIS PADRES

Thursday, August 11, 2016

TREGUA





Démonos una tregua
No enturbiemos más la corriente
De todas formas
El tiempo será el único testigo
De este ir y venir
De góndolas de paso
Demasiado orgullo
Rompiendo las neuronas
Soltando al buitre ponzoñoso
Para al final
Volver a estar lamiéndonos
El perdón
Porque las hormonas
Lo sustentan
Ni tú ni yo
Podemos contra las embestidas
De la realidad
La que aflora después del desquite
Y volvemos a vernos atrapados
Entre la negativa y la emancipación
Absueltos de tanta pesadumbre
Mírate por dentro
Espulga cada escondite
Deja que salte el hombre
Espontáneo sin reveces
Que aquí existe una mujer
Para todas las horas




CLAMANDO UNA LIMOSNA




No logro entender
Este afán de reptil
Nuevamente clamando  una limosna
Sin importarme
Mi nombre en la palestra
Mi esbeltez interior
Y la gran corona de afecto
Que nunca se separa
Por qué la pesadumbre
Sirviendo de diana
Persiguiendo a diestra y siniestra
El ojo del ciclope
Su corazón destartalado
El cruce desacorde de las mariposas
Y los grillos
En un jardín lleno de pastizales
Donde el sol nunca llega
A veces no sé si aún respiro
O solamente baja y sube el diafragma
Al son de las torturas
Con tantas flores abiertas a mi paso
Mi ánimo se espanta
Se me arruinan los ojos
Y releo y releo la misma inquisición
La quema en la bastilla
Los leones con sus fauces hambrientas
¿Qué sucedió con mi quinto sueño
Mis piernas abiertas a la mar
La llovizna
Tus manos entrelazadas
Al son de los susurros?
Por qué me acuesto en América
Y me despierto en Roma
Repleta de una pasión desplegada
Que al abrir las cuencas
Se convierte en polvillo fino
Y se escapa lentamente
Como el agua entre los dedos.


INESPERADAMENTE




Salto el buitre
Inesperadamente
Se llenaron los rencores
La sed de venganza
Y hasta mutilaron los canarios
Todo lanzado al mar
Sin atreverse a mirar los destrozos
Ni si detrás del casco
Se oculta un brillante generoso
Que te llevara hasta la eternidad
No hubo pausa
Ni agradecimientos
La sonrisa se convirtió en martillo
La lengua vigorosa
Y suelta
Hizo astillas la parte más profunda
Hasta las esquirlas de la seducción
Fueron manjar del viento
Yo que te imaginaba llegado del oriente
Con manos de querubín
No eras más que un demonio presuntuoso
Bufón que se subasta
Por miseros centavos