TRADUCTOR

DEDICADO A MIS PADRES

Friday, June 24, 2016

SIN UN HALITO DE TERNURA








Ni siquiera sentada frente a ti
Pude descubrir un halito de ternura

Tu mirada de mármol calizo
Renegando y renegando
De toda la turbulencia
Que brotaba de mis poros
Enamorados y obsesivos

Todo lo expuse a tu cognición
Creyendo que en algún momento
Fuéramos dos cuerpos convergiendo

Te llene de confidencias
De virtudes
Mientras tu legión satánica
Juzgaba en mí todos los crímenes
Prohibiéndome  brújula y mapa
Para  llegar a tus intimidades

Nunca pasaste de un mimo suplicado
Convirtiéndome en reo
De una planificada lejanía
 Donde lentamente me inoculabas
Decepciones

Ni siquiera un estrechón de manos
Merecía
Menos un aliento para el dolor
Porque solamente existías
En mis ojos

Y yo no era más
Que una miserable méndiga
Sin  voz para encumbrar
Tus ambiciones de monarca.


SIN PRECEDENTES



Mil preguntas sin respuesta
Interrogaron el paso de los días
Y me aferre sin causa
A echar a andar la barca
Donde creía
Iba la antorcha
Sin precedentes

Hasta el jardín de capullos censurados
Lo hice germinar
Creyéndome ama absoluta
En mi vuelo imaginario
Lleno de predicciones
Y mariposas saltarinas

Sin darme cuenta
Que tan sólo
Era propietaria de mis sombras
Sicóticas y bipolares
Encargadas
De palear ilusiones al cerebro

Los pregones
Con todos sus vampiros
Fue la respuesta

También las campanas
De los fraternos adversarios
Que no perdieron la oportunidad
De lanzarme el tóxico inflamable

Así fue como comenzó el arrebato
A nublar los espacios acumulados

Me vi loca
Disonante
Humillada

Esparciendo discursos poéticos
Condenando a diestra y siniestra
Hasta la última piedra
Que sospechaba culpable

Sin embargo
El momento más difícil
No fue el toque a degüello
Ni el lente de las cámaras enemigas
Si no
Comprender
Que para ti
Nunca fui nada.

Thursday, June 23, 2016

DUEÑA DE NADA



                            

                        



Al final terminé
Dueña de la nada
A veces sin pensarlo
Otras por esa necesidad
De abrigo
Que se apodera

Me gustaba sentarme frente al mar
Escribir en la arena
Y al final
Terminamos en una casa
De paredes escuálidas
Sin fuego, ni lumbre
Repleta de cosas que no nos
Pertenecen

Tratamos de encontrar algo divino
Me aferré a tus ojos
Impávidos
Silentes

Tenías el corazón
Lleno de desordenes
La piel fría con rasgos trémulos
Y cobardes

Creíamos que revolcándonos
Sin besos
Llegaría el amor

Más de pronto
Nos fuimos dando cuenta
Que éramos dos cuerpos
Aferrados 
A un tren que nunca pasa